Las calandrias tapatías

Las calandrias tapatías

El Centro de Guadalajara es un lugar que se puede disfrutar con los amigos, la pareja y la familia. Museos, parques, plazuelas, teatros y muchas otras atracciones son las que puedes encontrar en sus alrededores, además de cientos de años de historia.

Para quienes no conocen el lugar y desean hacerlo de una manera diferente existen las calandrias, esas carrozas del México antiguo tiradas por caballo, que nos remontan a la Guadalajara antigua y te llevan a todos los atractivos turísticos del Centro.

Los que ya conocen las calandrias podrán notar un cambio que es evidente, algunas ya no son jaladas por caballos, sino lo hacen de manera eléctrica, pues el Ayuntamiento hizo modificaciones en su reglamento para prohibir los vehículos tirados por caballos, esto ante el reclamo de los grupos animalistas que exigen un trato digno para los equinos.

Dicha situación ha generado una división interna entre los que se dedican a este oficio, ya que no todos están de acuerdo en que las calandrias sean eléctricas ya que, aseguran, se perdería una de las tradiciones más antiguas del Centro.

“Yo no la cambiaría ni lo voy a hacer, porque es parte de la cultura de Guadalajara, llevan 350 años circulando, como par cambiar toda esa historia en un ratito”, expresó Benjamín, quien proviene de una familia que se ha dedicado a esto desde hace tres generaciones.

El trabajo es demandante, pues tienen que estar buscando a sus clientes quienes, en su mayoría, son turistas extranjeros.

No tienen un horario fijo, pero casi todo ofertan sus servicios por más de 12 horas y, como todos, la temporada vacacional y lo puentes, son los mejores días.

Para quienes no son dueños y trabajan la calandria, el sustento es más difícil, pues deben cumplir con el pago de la renta.

Entre los calandrieros hay un grupo mayoritario que ya aceptó el cambio, como  Juan José, quien por 23 años trabajó con un caballo y hace poco optó por el vehículo eléctrico.

La migración, según el Gobierno, será para todos y antes de recibir su vehículo en comodato por 99 años, serán capacitados para su manejo, además de tomar clases de historia para proporcionar la mejor información al turista.

También deben contar con un seguro, adiestramiento vial y placas, las cuales suelen ser tardadas.

Y aunque desde la Administración Municipal de Enrique Alfaro, los calandrieros han hecho algunas peticiones para mejorar el servicio, éstas no han sido atendidas por lo que esperan que este Gobierno sí les haga caso.

Entre las peticiones están paradores, conexiones, refacciones y la facilidad de llevarlas con cualquier mecánico, ya que actualmente sólo pueden ser reparadas por el fabricante.

Para los que han decidido tener una calandria eléctrica, se les brinda la oportunidad de donar sus caballos a personas que tienen ranchos o bien, quedarse con ellos, pero sin sacarlos a trabajar.

Actualmente existen 51 calandrias circulando, 16 eléctricas y las otras 35 jaladas  por caballos, ambas tiene la misma tarifa 350 media hora y 500 por una hora.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.