Inscripciones

Pre-inscripción 50% descuento

Escrito por en ene 7, 2013

Obtén un 50% de descuento al preinscribirte en nuestro sitio web (sólo nuevo ingreso). Llena el siguiente formulario y una persona se pondrá en contacto contigo           ...

Leer más

Cursos USJ

¿Por qué estudiar con nosotros?

Escrito por en nov 8, 2013

            La Universidad Sämann de Jalisco (USJ) está incorporada a la Secretaría de Educación Jalisco con Clave de Centro de Trabajo 14PSU0086L....

Leer más

Instalaciones

Conócenos

Escrito por en ene 7, 2013

Nuestras Instalaciones se encuentran ubicadas en Av. Hidalgo 1717, Col. Ladrón de Guevara, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco México. Biblioteca Laboratorio de Cómputo Taller...

Leer más

Sabías que...

Columnas

Escrito por en ene 26, 2014

Espacio plural Con balón y a lo lejos Últimamente no sé desde hace cuánto tiempo he adoptado una manera diferente al caminar en principio por algunas molestias que aquejan a mi...

Leer más

Últimas noticias

Intercambio Académico con la Universidad de Antioquia de Colombia

Intercambio Académico con la Universidad de Antioquia de Colombia

La Universidad Sämann de Jalisco y la Universidad de Antioquia Colombia, firman el Convenio de Intercambio Académico, cuyo objetivo consiste en establecer el marco oficial para que ambas Universidades lleven a cabo actividades académicas de cooperación en materia de docencia, intercambio estudiantil, conferencias, investigaciones, prácticas profesionales y servicio social.

El convenio fue firmado por la Mtra. Yolanda Almaguer Esparza, Consejera presidenta de Recab de México A.C. y Rectora de la USJ y el Dr. David Hernández García, Decano de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia. Como testigos de honor estuvieron el Mtro. Héctor Hugo Gómez Cruz, coordinador de Instituciones de Educación Superior Incorporadas, Mtro. Heleodoro Mora Mares, Director de Control Escolar de Educación Normal y Superior, Mtro. Felipe de Jesús Oceguera Barragán, Director de Profesiones del Estado de Jalisco, Mtro. Luis Gustavo Padilla Montes, Director General de Educación Superior SICYT.

Al evento también asistieron la regidora de Tonalá Magaly Figueroa López, la regidora de Guadalajara Sandra Espinosa Jaimes, el P.E. Pablo Benjamín Chávez Joaquín, miembro del Consejo de Obispos, Consejeros de Recab de México A.C., Directivos de las Instituciones Educativas Hermosa Provincia, estudiantes, docentes y administrativos de la Universidad y demás invitados especiales.

Al término del evento y con música de mariachi, el decano y personalidades que lo acompañaban, dieron un recorrido por las instalaciones de la Universidad Sämann de Jalisco. ¡Muchas felicidades, en hora buena!

 

Alumnas de Intercambio en Montana

Alumnas de Intercambio en Montana

Con temperaturas de menos 18º C las alumnas de la Universidad Sämann de Jalisco que actualmente se encuentran de intercambio académico en la MSUB, nos comparten algunas imágenes de su estadía en el campus.

 

 

Columnas

Columnas

Espacio plural

Con balón y a lo lejos

Últimamente no sé desde hace cuánto tiempo he adoptado una manera diferente al caminar en principio por algunas molestias que aquejan a mi larga fisionomía pero también porque ahora me gusta ver más hacia la distancia mas confieso que los tropiezos han aumentado considerablemente y es que esa vieja costumbre de andar cabizbajo tiene algo de rescatable ya que previene los malos pasos lo malo es que no se ve más allá de tres metros del suelo y además de que muchas veces no se observa lo qué o a quién está alrededor o incluso por una distracción se puede ocasionar un accidente o puede ocurrir algo inesperado ¿por qué nada más tenemos un par de ojos? como la otra vez que me pasó algo por demás bochornoso que estuvo a punto de convertirse en una tragedia iba caminando por la banqueta de una avenida importante al sur de la ciudad que ésta muy cerca de la casa había salido a comprar un pan para comer porque justo acababa de terminar mi partidillo de futbol con unos más extraños que conocidos era domingo por ahí de las cinco de la tarde todavía había luz y pues iba caminando y pateando mi balón a toque corto para no perderlo de vista y no ocasionar ningún imprevisto pero de repente que me rebasa por la izquierda una señora como de unos cuarenta años que iba muy atenta hablando por celular y en su otra mano traía un par de bolsas y presiento que ni ella vio mi último toque de balón que la verdad me salió un poco descontrolado ni yo preví su rebase de tal manera que mi pelota se fue justo en dirección de su pie derecho y en ese momento yo ya no podía hacer nada para evitar el encuentro solo deseaba que el balón chocara con su pie cuando éste estuviera firme en el suelo para que provocara un rebote natural y tranquilo pero desafortunadamente no fue así y justo cuando ella despegó su pie derecho del piso fue cuando el esférico estuvo más cerca de su talón pero no lograron rozarse y entonces en esos microsegundos pensé que lo peor estaba por venir viví uno de esos momentos que siempre se tratan de evitar y no reaccionas ni puedes hablar ni pensar ni impedir las consecuencias y ella ni siquiera tenía idea de lo que su destino próximo ya le tenía preparado y yo sí y justo cuando la mujer iba terminando ese paso con su pie derecho la circunferencia del balón ya la estaba esperando la pelota era una especie de suerte entre su suela y el piso las cartas ya estaban tiradas y la señora pisó el balón sin tener conocimiento de él se trastabilló y achaparró uno dos tres pasos hacia adelante afortunadamente para mí pero principalmente para ella logró mantener el equilibrio a pesar de tener las dos manos y la mente ocupada en otros asuntos solo sus bolsas se arrastraron un poco y recuerdo que hizo un gritó ligero de esos que salen cuando uno se asusta de imprevisto y después del tropiezo volteó la cara y me miró quizás por un momento pensó que yo la había zancadilleado y luego con mi mirada apenada le señalé el balón y enseguida le dije lo que pude no sé si me entendió o si me prestó atención pero yo traté de decirle que me disculpara que no había sido mi intención pero ella más que recriminarme o enfadarse conmigo daba una explicación de su grito a quién estaba del otro lado del teléfono y siguió su camino yo sé que ella ni siquiera se imagina como ocurrieron las cosas y tampoco las consecuencias que se salvó de enfrentar en gran parte porque ella nunca tuvo noción completa de la tragedia que pudo ser y eso quizás fue bueno para ella ya que seguramente una caída como esas aunque sea al nivel del piso pero con las manos amarradas y de frente puede poner muy en riesgo sobre todo a la cara y provocar alguna herida en la nariz en la boca en los dientes o en algún ojo o también alguna lesión en las manos o en los brazos y luego yo me quede parado por un momento en el lugar como pasmado y no sé porque pero pronto me vinieron a la mente dos recuerdos de mi infancia que también están relacionados con caídas y balones recordé que una vez estábamos jugando un partidillo callejero y en eso la pelota se metió debajo de un carro estacionado y como era costumbre que al menos un jugador de cada equipo se metiera como pudiera debajo del carro porque aún con la pelota atorada la disputa continuaba y esa vez por estar más cerca de la pelota me tocó a mí aventarme por la parte delantera del carro y alguien del equipo contrario también se metió con las patas por delante pero por el lado de la banqueta y resultó que esa vez yo alcance primero la pelota con mi pierna izquierda y la toqué fuertemente para que saliera de una vez con dirección hacia la calle o lo que nosotros llamábamos el campo de juego y en eso que venía un señor en una bicicleta como de esas que reparten el pan a toda velocidad y que por esa causa no pudo evitar que su llanta delantera alcanzara a trabar la pelota pobre de él me acuerdo que salió volando hacia adelante y se dio un golpazo de espalda pero como que de lado y como pudo se reincorporó y tomó su bicicleta y no nos dijo nada ni quiso golpearnos o algo así seguramente porque nos vio a todos más chavales que él y entonces mejor decidió subirse nuevamente a su bicicleta y seguir su camino y luego en otra ocasión pero esta vez sí fue con mucha maldad y mala intención recordé que llenamos con tierra un balón ponchado hasta que pareciera que era real y lo pusimos en la banqueta de la calle de la vuelta de la casa muy cerca de dónde estaban jugando otros niños y en eso le gritamos bola bola a uno de ellos al que más cerca estaba del balón para que nos lo regresará y entonces él con toda su buena disposición se lanzó corriendo hacia el balón para pegarle con tanta fuerza que llegará hasta donde se la estábamos pidiendo y entre más se acercaba a la pelota algunos de nosotros ya comenzaban a reírse por lo que iba a acontecer en cambio yo comencé a sentir una angustia muy similar a la que sentí cuando la señora del celular y por la mente me paso el querer evitarlo pero de nuevo ya era demasiado tarde y pues él pobre niño salió aventado hacia adelante cayendo muy descontroladamente y de rodillas por supuesto que el balón apenas logró arrastrarse muy lentamente por un par de metros y las carcajadas de mis amigos comenzaron a sonar y los amigos de él que vieron toda la acción no hacían nada ni acudían a procurarlo o levantarlo ni nos decían nada a nosotros y en eso yo todavía tuve el descaro de ir a recuperar el balón para seguir repitiendo la travesura y lo mire llorando, sangrando y quejándose de dolor en su rodilla y su pie izquierdos y no hice nada no supe qué hacer ni siquiera me burlé de su tragedia solo tome el balón y me fui corriendo para con los demás y así seguimos hasta nuestra calle vaya que si éramos vagos y cuando volví en mí mismo mire a mi alrededor y me di cuenta que solamente un muchacho que estaba trabajando en un negocio de esos que venden comida de otros países y que hay en toda la ciudad había contemplado toda la escena pero tampoco me dijo nada y la mujer ya se había perdido de mi vista ni a lo lejos lograba verla nada más de imaginar lo que hubiera pasado si la señora llega a llamar a la policía y me hubieran detenido y hubiera tenido que demostrar mi inocencia o alegar que el hecho había sido accidental no sé realmente que hubiera pasado lo bueno que con su caída no sufrió tan severas lesiones creo que solo fue su desmayo las quebradas de nariz y de muñeca porque si no yo hubiera tenido que pasar más años aquí encerrado. Pero bueno cuando camino con o sin balón aquí o en la calle ahora me gusta ver más hacia lo lejos.

 César Barrios
Lunes 01-dic. 2014

 

 

 

 

 

Espacio plural

Indulgencia sistemáticamente adquirida

¿En qué momento pasó a ser visto con toda normalidad lo que anteriormente era más bien observado como un hecho aislado, extraordinario?, o ¿Cuándo y cómo fue que se perdió el asombro o miedo de lo que hoy parece tan normal?

Reza un dicho popular que la burra no era arisca y se agrega que a pesar de ello no brinda reparo alguno contra éste su nuevo entorno, sino que además lo acepta, lo hace suyo. El asunto se torna interesante al intentar comprender dicho proceso de aceptación, que es en sí mismo un proceso dinámico y en construcción.

Éste puede ser analizado desde diferentes perspectivas: a) como un corte en el tiempo en el que se observan y comparan las condiciones de inicio y final; b) como una invasión mediática de información controlada y no controlada por parte del poder de las conciencias; c) como consecuencia del proceso de mundialización imperante; o d) como una condición lógica y natural del proceso de desarrollo humano y social.

Cualquiera que sea la estructura de entendimiento, la sensación de cambio en la percepción está latente. Posiblemente, las primeras tres acepciones, en distintos niveles, cuentan con un mayor avance de comprensión, y aunque sus resultados coinciden en que el proceso obedece a las causas que exponen, poco pueden abonar a la comprensión completa de la indolencia adoptada. Quizás esto se deba a que falta una mayor comprensión del último eje de análisis, o lo que sería mejor, una interrelación entre los cuatro, intentar comprenderlo como un todo sin dejar de reconocer las especificidades de cada uno.

El proceso sigue avanzando como una nube de humo negro que empaña y sofoca la extrañeza. Día con día lo antes insospechado pasa a ser más parte de lo común. Quién sabe cuándo se dará otro estadio de aparente normalidad y en qué niveles éste se estacionará. Por ahora, es difícil imaginar los niveles de acoso mental que el humano, en conjunto e individualmente, puede soportar, puede estimular y puede generar, incluso involuntariamente.

 César Barrios
Lunes 24-nov. 2014

 

 

 

Espacio plural

Capital, poder y dominio: desarrollo

Tal parece que la fórmula de desarrollo que prevalece desde los inicios prematuros del capitalismo, concebido entonces como el capitalismo industrial, ha estado cimentada en la relación cíclica y dialéctica de generación de riqueza económica a través del poder y dominación sobre un territorio y un grupo de gente.

Algunos clásicos afirman que el problema comenzó cuando ciertos humanos lograron percibir y descifrar los beneficios que el proceso de desarrollo, arcaico entonces pero ya provechoso, les podría brindar. Por tanto aparecieron direccionismos disfrazados en la osadía de liderar y distribuir equitativamente las ganancias. Detrás de ello, la avaricia, la perversión, el aprovechamiento y el abuso por sobre aquellos que se ensuciaban y comenzaban a engrasar la maquinaria capitalista, que desde entonces mostraba ya su silueta fáustica.

Con el paso de los años, pero especialmente a partir de la segunda guerra mundial, aquella distraída percepción de beneficios, ha pasado a ser explicita y descaradamente la bandera y slogan de las políticas de desarrollo: “en nombre del desarrollo y a costa de todo”.

Los dominantes han sabido mantener y heredar la receta de SU desarrollo. Han sabido amparar y vender la combinación maestra: capital, poder y dominio. Han creado un mundo clasista ajeno a los más. Han creado un monstruo que ha causado, por muchas razones, la

opresión y muerte de los explotados en muchos pasajes de la historia.  

Pero nada de esto es nuevo y nada de esto asombra. Finalmente, como lo menciona el viejo barbón, la historia de la humanidad “moderna” es y ha sido una lucha entre clases sociales, en donde inherentemente el conflicto aparece, “que da lo mismo: ustedes los ricos necesitan que nosotros los pobres sigamos echando carbón al aparato que garantiza y blinda su bienestar y posteridad”.

César Barrios
Lunes 17-nov. 2014

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Ombligo nocturno

 
Miro al cielo, enfoco,
logro ir más allá de las estrellas
hasta sentir el compás de la luz y la noche;
y en vez de respuestas me traigo más preguntas.
 
No vacilo, me empeño en la solución,
acudo al árbol procesado, legado en lengua viva,
me hincho de saliva,
comparto tableros,
evito cadenas,
burlo las horas,
elijo letras,
dudo hasta de mí.
Nada lo contiene, ¿Tiempo de labrar un nuevo molde?
todo es posible, nada es verdad.
 
Sobre la mesa el juicio tripartito:
permanencia, civilidad o artefacto.
En la memoria y pasividad
la soberanía arrebatada,
la silla caliente testigo de firmas inservibles,
y el águila viva, todavía de visión aguda y garras afiladas.
 
El pasado enseña, el olor recuerda,
pero la casta fluvial, riachuelo teñido, ha instruido.
Ombligo nocturno, si tienes un destino ¿Qué es lo que han pactado?
 
Y allá a lo lejos, en la penumbra casi olvido,
se divisan tres decenas de clavos y nueve dientes de ajo.
 
César Barrios
Lunes 10-nov. 2014
 
 
 
 
 
 
Espacio plural

La psique de la modernidad

 

Cuando la libertad es negada a las personas, especialmente de manera indirecta –plusmáxime sin su reconocimiento–, se experimentan procesos individuales y sociales en el que por diferentes razones éstas dejan de hacer lo que más les apetece; sus decisiones se ajustan al cuadro de la realidad que los envuelve. Esta plataforma es construida por aquellos que unilateralmente deciden el rumbo o trayectoria de las circunstancias que definen la vida de terceros, y en dónde las cuantías de capitales son un juego pantomímico y simbólico en el que el resultado siempre es el mismo: los poderosos continúan invictos. 

 

Los débiles, los más, por tanto se enfrentan al intento de sobre-vivir y atar alguna de sus conexiones a la “máquina moderna” que marca los tiempos, el ritmo y la música del baile. Los que menos, el más bajo subgrupo de los débiles, peor aún, contemplan sin entender porque el remolino que los arrastra no se detiene y no da tiempo para explicaciones ni instrucciones.

 La modernidad, dividida por los estudiosos en elementos aislados como: industrialización, mecanización, desarrollo de los mercados, urbanización, globalización, sustentabilidad, descentralización, internet, redes sociales; y un gran número de términos académicos como: nueva gestión pública, gobernanza, desarrollo endógeno, neo-corporativismo, neo-institucionalismo, y neo-tantas cosas más, ha contribuido a camuflar la perversión de los explotadores y la esperanza de los explotados. Aunque la rueda siga girando todo permanece, todo se hereda, pareciera que nada cambia, y lo que se cambia funciona para que todo siga igual.

 

 Tal parece que los “tiempos modernos” son un espacio en el que el diálogo, el consenso, la libertad, la justicia y la democracia no tienen lugar, son un espejismo. No hay más, es una lucha en dónde por sobre todos los capitales, el económico siempre es el que manda, es el que siempre gana. Lo demás es un montaje de buenas intenciones.  

 

Y qué decir de aquellos simpatizantes del movimiento intelectual y artístico posmoderno que creen que descubrieron el hilo negro, negando la existencia de todo lo que hasta hoy se ha construido. Pero de ello, de ello mejor hablaremos otro día (ojalá y no sea tarde y entonces tengamos que hablar de pos-posmodernismo, neo-posmodernismo o algo así).

 

César Barrios
 
Lunes 03-nov. 2014

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Mañana será un día igual

 I

Todas las mañanas, desde muy temprano, Don Aurelio sale en busca del sustento mínimo –no básico– para él, su viejita, dos nietos y un par de mascotas. Él es un hombre adulto, rebasa los sesenta. El próximo mes estará cumpliendo treinta y seis años de trabajo ininterrumpido para la compañía bananera del pueblo.

 La compañía El Progreso American Bananas llegó a la localidad a finales de los años cincuenta, favorecida por las políticas globales de desarrollo y por las concesiones y facilidades –de origen e impuestas– de un gobierno receptor entumido, amarrado, pasivo. Diariamente salen decenas de camiones repletos de la fruta con rumbo a la capital para de ahí ser enviada hacia destinos lejanos dónde ésta ha de consumirse.

 II

Todas las mañanas, no tan temprano, la señora Strauss prepara un licuado a base de banana para su esposo, William Strauss. Su médico le ha recomendado el consumo diario de esta fruta para el cuidado de su salud gastrointestinal. El fruto importado, de muy buena calidad, siempre aparece en primer lugar en la lista del mandado que realiza la señora, nunca falta, nunca debe faltar.

 La familia Strauss gasta menos de dos dólares por una docena de bananos a la semana; el señor Aurelio gana poco más de doce pesos por cada canastilla de fruta que logra recolectar, a su edad, no alcanza ni a completar tres al día.

 III

Ya es tarde en el pueblo, Don Aurelio se aproxima a su hogar, en la mano un puñado de bananas que el subalterno en turno ha decidido regalarle; él, viejo conocedor, sabe que lo que lleva a casa ha sido pisado en la cosecha, tirado del canasto o aplastado entre el empaque. La señora, su esposa, esa noche prepara un ate del fruto. En la mesa, reunidos, la familia que goza de cabal salud saborea el platillo de la vieja. Ya es tarde, Don Aurelio debe ir a dormir porque mañana, mañana será un día igual.

César Barrios
Lunes 27-oct. 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Algo acerca de literatura

En esta ocasión daremos espacio a la literatura, y más concretamente, al género literario de la poesía. El relato que a continuación se presenta acaba de ser publicado en el 3er volumen de la revista literaria A doble raya, y fue realizado en diciembre de 2013 en la ciudad de Paris.

 Poema escrito en prosa que habla del momento previo a concebir, materialmente, una idea; un pedazo de imaginación que por un lado advierte de su prestancia pero que por el otro se niega a ser plasmado. Trata de esa desconexión –del conocido: no llega, aquí lo tenía, se esfumó– que muy a menudo se experimenta en el campo de las artes; y que por tanto, debe esperar su (otro) momento: a veces son horas, días, semanas, y a veces nunca regresa.

Sin decir más, valga pues este escrito como una invitación a leer más poesía…

 Primer palabra

Presuntuoso rocío de luz que brota en pausas y a deshoras. Va tímido, rodea de inesperados abrazos a las nubes, no encuentra espacio para quedarse. Abajo deambula torpe entre lo verde y la piedra, no aparece; y a los lados lejos de ahí, quema los granos, templa los ríos, evapora el canto de las aves.

Voy a esperarlo quieto por la ventana, a ver si llega, aunque me ignore para ponerse, no importa. Pondré la mesa, prepararé el pan, serviré el vino, aguantaré lo más que pueda. Y si me duermo, le avisaré con un espejo de mi soltura y de su respuesta voy a guardar lo que no encandila en una palabra.

César Barrios
Lunes 20-oct. 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

De percepciones

“En un escenario en que la verdad dista bastante de lo real
la mentira deambula en un amplio margen de posible veracidad”

La realidad es siempre una. Una porque solamente algo puede ser y eso no da lugar ni espacio a otro “algo”. La realidad excluye todo aquello que no es, que nunca ha sido y nunca será. No es posible la existencia de dos realidades sobre un mismo acontecimiento, no es posible porque no hay lugar para afirmar dos versiones de aquello que, ipso facto, sólo permite una.

Sin embargo, la historia misma de la humanidad puede contar por cientos los casos de diferentes versiones de verdad sobre un mismo suceso. Este punto de divergencia, en su misma raison d’être, afirma entonces que todos aquellos argumentos que no son verdad, son mentira -todos excepto uno-. Y en el probable (habitual) caso que se afirmen y acepten dos o más verdades de una misma realidad, entonces: o una es verdad y las demás mentira o todas son mentira, no hay más.

Quizás el ejemplo más claro de la muy desarrollada habilidad (escuela) humana para crear y transmitir más de dos versiones de verdad sobre un mismo hecho es el de las discrepancias fundamentalistas que existen entre corrientes de pensamiento, religiones, posiciones políticas y modelos de desarrollo, máxime aquellos que divergen en mínimos detalles pero que en esencia son y representan lo mismo. ¿Cuánto de lo que nos fue enseñado y se sigue enseñando no es real?, ¿Cuánto de ello es una verdad oficial, “socialmente aceptada”, pero no es la realidad, cuánto?

Comúnmente se dice que la historia (testimonios de realidad) la escribe quien gana y la plasma, por lo general, acorde a sus intereses, a su conveniencia. Quien va escribiendo y transmitiendo “su” verdad emplea lo que su razonamiento, voluntariamente o no, contempla como realidad. En este ejercicio de difusión existe el seductor riesgo de -intencionalmente- repetir una mentira hasta lograr que ésta sea aceptada como verdad, y por tanto como realidad.

En fin… Lo claro es que entre verdad, mentira y realidad, la percepción moldea el conocimiento de lo real. De según como se mire

César Barrios
Lunes 13-oct. 2014

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Arte y política

 

El arte, como manifestación social de la cultura, puede cumplir distintas funciones en el elemental acto de su expresión. Más allá de su percepción estética (el arte por el arte), también puede servir para fines políticos, religiosos, sociales y morales.

 

En esta ocasión se hablará tan sólo de la hibridación entre arte y política. En este sentido y para el caso de México, uno de los momentos mejor recordados bajo este esbozo, y que a su vez se enmarca en la considerada época de mayor nacionalismo en nuestro país, es el período postrevolucionario. En esta etapa surgieron, accidental pero también naturalmente, distintas manifestaciones artísticas principalmente en los campos de la pintura, la música y la literatura.

 

En los dominios de la pintura, por ejemplo, destacan los trabajos de los tres grandes maestros muralistas: Orozco, Rivera y Siqueiros. Que si bien, muchos de sus trabajos fueron encargo del entones “nuevo gobierno” como una estrategia educativa, de alfabetización y de reconocimiento de los orígenes, el contenido de sus trabajos generalmente se acompañaba de un alto rigor sociopolítico, ya fuera como crítica, sátira o instrucción cívica.

 

 Hoy en día y de manera general, se puede afirmar que el arte es menos comprometido con el medio social y político –especialmente si se analiza el criticable movimiento llamado: “contemporáneo” –. Y no es que todo el arte deba ser crítico explícitamente, pero si debe invitar a reflexionar sobre los problemas del entorno: incluso en la belleza de su expresión debe existir espacio para el asomo de cavilación.

 

 César Barrios
Lunes 06-oct. 2014

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Turismo y desarrollo comunitario

En días pasados se celebró en Guadalajara el Día Internacional del Turismo, en el tradicional marco de reconocimientos, discursos, cifras, personalidades, diplomáticos, políticos, académicos, servidores públicos, consultores, inversionistas, ponencias y eventos sociales. Este año, el lema fue “Turismo y desarrollo comunitario”, de cómo la actividad turística puede fungir como vehículo para alcanzar el desarrollo de las comunidades donde ésta lleva a cabo. Extrañamente, en los distintos eventos de la festividad, (casi) no había –verdaderos– representantes o miembros de las comunidades.

El desarrollo por sí sólo, sin apellidos, debería entenderse como un proceso dinámico multifactorial cuyo fin principal es la mejora constante en la calidad de vida de la población1, 2. El rasgo distintivo del desarrollo comunitario es el de destacar, al menos en el papel, la responsabilidad y empoderamiento de los miembros de la comunidad en la toma de decisiones de su propio destino3, 4. Teóricamente queda claro, el problema surge cuando se intenta buscar casos prácticos de éxito.

Y es que la realidad demuestra, una vez más, cómo los procesos de involucramiento de actores en ejercicios de planeación no es algo simple, o en el peor de los casos, es mera simulación. La tan mentada participación ciudadana, que no es tan participativa ni es tan ciudadana, esconde los verdaderos intereses de algunos por encima del bien común, así es y así ha sido. Muchas de las veces la comunidad ni siquiera se entera de que unos cuantos se están jugando su destino.

El desarrollo comunitario, a partir de actividades socioeconómicas como el turismo, es uno más de los muchos conceptos creados como consuelo de los países dominantes para con los dominados, una especie de bienestar y porvenir prometedor que a la vuelta de la esquina esconde la perversidad y ambición de los “otros”.

Por ello, la elaboración de propuestas alternas para la resolución de los diferentes problemas que hoy en día persisten en nuestras sociedades, especialmente al constatar que el camino y recomendaciones seguidas no han llevado a buen rumbo, ya no deben ser vistas como una opción, sino como una obligación; lo anterior aplica no sólo en el ámbito de ingeniería intelectual o de instrumentalización técnica, sino también en la auténtica aplicación de las mismas.

César Barrios
 Lunes 29-sep. 2014
 
Referencias bibliográficas
1 Boisier, Sergio, 2001, “Desarrollo (Local): ¿De qué estamos hablando?”, en Estudios Sociales, Santiago de Chile.
2 Vázquez Barquero, Antonio, 1988, Desarrollo local. Una estrategia de creación de empleo, Ed. Pirámide, España, 160 pp.
3 Frank, Flo y Anne Smith, 1999, The Community Development Handbook, Ed. MPWGSC, Quebec, 81 pp.
4 Okazaki, Etsuko, 2008, “A community-based tourism model: Its conception and use”, en Journal of Sustainable Tourism, vol. 16, núm. 5, pp. 511-529.

 

 

 

 

 

 

 

Espacio plural

Algo sobre el internet

Generalmente cuando se habla del internet en los medios de comunicación, en la calle, en la escuela o en el hogar es común que sólo se mencionen –casi sin quererlo o sin pensarlo– los beneficios o aspectos positivos de esta herramienta. Si bien es cierto que esta red de información interconectada ha permitido lograr avances en algunos campos de investigación, ha logrado adelantos en materia de comunicación acortando distancias y costos, ha concedido una mayor difusión y accesibilidad a la información –a los privilegiados–, también hay algunos aspectos negativos de los que casi no se habla y no se quieren difundir, no al menos por ahora.

Se debe comenzar con el encaje de estos hechos en una escala más amplia, en una esfera más general: la “Era de la información”. Cada vez son más los investigadores sociales (filósofos, sociólogos, historiadores, etc.) que señalan que ésta nuestra época, éstos nuestros tiempos bien pueden camuflar el correcto funcionamiento de la sociedad, simulando el orden y el bienestar social, disfrazando el desarrollo de consumo y falsa necesidad. Intelectuales contemporáneos como Castells, Chomsky o Bauman, analizan, reconocen y advierten el doble filo, calmo y punzante, de nuestra era, de la trillada “modernidad”.

De entre los aspectos negativos sobre el internet (y más precisamente sobre las llamadas “redes sociales”) quizás el más analizado es el que hace referencia a la pérdida del proceso más elemental de la comunicación social: la interacción humana, cara a cara (vis à vis, face to face), que a su vez se conlleva a la descomposición de las estructuras sociales de convivencia, generando rupturas de carácter ético y moral como la perdida de los valores sociales, entre otros.

***

En adelante, las ópticas serán un gran negocio; los pulgares, veloces y adiestrados, reproducirán un nuevo código genético estructural y funcional adaptado a las nuevas labores humanas; caerán en desuso varios centenares de palabras y serán remplazadas por nuevos símbolos insonoros e inexpresivos; se automatizará en la naturaleza humana el aislamiento y la inactividad corporal; surgirá una nueva rama especializante –o quizás una nueva ciencia social– en el campo de las psicologías clínica y social que se encargue de atender el nuevo descontrol creado en los individuos y en la sociedad; se generarán…; se olvidará la…; se perderá el…; se forzará a que… Entonces y sólo entonces será suficiente con parecer humanos.

César Barrios
Lunes 22-sep. 2014

 

 

 

 

 

Espacio plural

 Independencia: libertad, autonomía, soberanía

 Si uno va al diccionario y revisa el significado de la palabra independencia puede reconocer que en términos conceptuales ésta se asienta y se acompaña de otros ejes/valores elementales para la vida como la libertad, la autonomía, la soberanía. Tanto a nivel individual como entre los Estados, es no depender de otro, no admitir la intervención ajena, no anteponer –de manera impuesta o no– los intereses foráneos a los propios.

 En el caso de México (y en el de casi todos los países dominados), para nada es un secreto que seamos un país independiente en declaratoria, por decreto, en papel, pero que en la vida diaria, nuestros caminos, nuestro crecimiento y desarrollo dependen de decisiones políticas, económicas y sociales ajenas. Valdría pues, cuestionarse nuevamente el sentido y valor de la independencia como la conocemos, como la vivimos. Explorar nociones como independencia dependiente, seudo-independencia, independencia simulada, cuasi-independencia… ¿Pero de qué estamos hablando? La independencia, en el mismo acto de su concepción, debe garantizar la libertad, la igualdad y la justicia social, el bienestar, la soberanía.

 De acuerdo con el orden mundial actual, pocos son los países en el mundo que pueden decirse, saberse y sentirse independientes. Desafortunadamente, México no es uno de ellos.

 

A pesar de esto y desde el terreno de lo reflexivo: ¡Viva México!

 

César Barrios
Lunes 15-sep. 2014

 

 

 

 

 

Espacio plural
La congénita lucha por el territorio

 

El territorio, como espacio socialmente construido,
interviene de diversas maneras en la vida social,
por lo tanto se vuelve un recurso escaso y valorado
por quienes lo detentan y por quienes lo desean
[Claval, 1982: 19].

 

La historia de la humanidad ha estado fuertemente marcada por la existencia de conflictos de todo tipo. Desde finales del siglo XIX, Marx ya advertía que las relaciones sociales están llenas de sobresaltos, luchas y fuerzas antagónicas. Las interacciones humanas no siguen un transcurso lineal ni representan el desarrollo lógico de un sistema, sino que son una relación de fuerzas cambiantes entre actores sociales que se manifiestan en función de sus propios intereses1.

Las razones por las que estos problemas se presentan varían sobremanera. Ello depende, entre otros, del principal componente en el surgimiento del conflicto: el objeto de disputa. De entre todas las “manzanas de la discordia” existentes sin duda el territorio ha sido el bien más disputado en la historia de la humanidad, el causante de las mayores querellas sobre la tierra. Es además, por tanto, el mayor causante de desavenencia, despojo y muerte. La factura de todas las luchas bélicas habidas, vigentes y futuras, inevitablemente se relaciona con la posesión de este bien.

Los problemas relacionados con el territorio van desde guerras internacionales que involucran a más de dos naciones; conflictos ideológicos y/o políticos entre dos países; luchas entre dos regiones o estados al interior de un país; riñas entre dos municipalidades al interior de un estado; demandas entre grandes terratenientes; hasta pleitos entre dos vecinos que se pelean por una franja lineal de un metro entre los límites de sus casas. La escala de disputa es amplia, no excluyente.

A nivel macro, un Estado-nación se cimienta al tener, mantener y defender una población constante, un gobierno y un territorio bien definido. Si la delimitación de dicho espacio es violada o transgredida por otro, la condición del primero concibe una posición de ofensa contra uno de sus ejes principales. A partir de ahí se manifiesta en defensa de sus intereses, generalmente, mediante la expedición de declaratorias de guerra. En un nivel más particular, esta misma condición afecta a los intereses de las personas: reconocerse afectado provoca una respuesta casi natural, automática. Pero, ¿Qué es lo que hace al territorio ser el causante de tanto desacuerdo y disputa?, ¿Qué lo hace ser un objeto tan deseado?, ¿Qué es lo que provoca la innata condición de anhelar su propiedad?

Aquí una respuesta: la posesión del territorio por compra, sucesión, licitación, herencia, donación, fideicomiso, renta, invasión, prescripción o apropiación brinda estatus, poder y dominio a quién lo detenta sobre los que no, especialmente si éste es considerado un recurso escaso y/o valorado socialmente, entiéndase atractivos culturales, naturales, costas, áreas protegidas, tierras de cultivo, zonas mineras, turísticas, petroleras, etcétera. Dicha posición de poder, entre otros, otorga el derecho y posibilidad a quien lo detenta de hacer de su bien lo que le plazca2. De tal manera, el propietario es el único y principal beneficiario de la riqueza que su bien otorga, usufructo negado para los no tenedores. En cambio, la mayoría de las veces, la repartición de los costos sí es compartida; causa mínima y tangible para la aparición del conflicto social; que existe y seguirá existiendo inherentemente a las interacciones humanas: es un hecho social inevitable3.

¿Cuántos dueños tenía la tierra hace 200 años? o ¿De quién era tal o cual pedazo de terreno hace 100 años?Cualquiera que sea su extensión, uso y concepción, el territorio por sí mismo es el objeto tangible que mejor exhibe la innata condición humana que anhela superioridad, hambre de poder y dominio, ganas de tener.

César Barrios
Lunes 08-sep. 2014
Referencias bibliográficas
1 Castells, Manuel, 1974, Movimientos Sociales Urbanos, México, D.F., Ed. Siglo XXI, 131 pp.
2 Claval, Paul, 1982, Espacio y poder, México, D.F., Ed. FCE, 246 pp.
3 Coser, Lewis A., 1956, The functions of social conflict,New York, EEUU., Ed. The Free Press, 188 pp.

 

 

Espacio plural

Algo de México en el mundo y en sus entrañas

México no es y nunca ha sido un actor protagonista en la toma de decisiones internacionales, ni siquiera es un país considerado en la lista de invitados para la agenda de discusión mundial. En su historia ha vivido momentos de cierto “reconocimiento” de algunos de sus pares, especialmente por su neutralismo y pacifismo, pero su voz nunca ha tenido el peso suficiente para ser escuchada. Su condición histórica de país secundario no le ha permitido obtener el mayor provecho de dichos acuerdos y en cambio ha tenido que vivir con la imposición de esas órdenes elaboradas en el exterior: modelos, reformas, sistemas, políticas…, globalización, que no necesariamente han favorecido al progreso y bienestar de la mayoría de su gente.

Al reconocerse entonces como un país no-protagonista, han surgido actores –cuyo capital sociocultural es mayor que la media– que encuentran en dicha situación el escenario perfecto para obtener ventajas particulares, pero que al mismo tiempo agravan aún más los múltiples problemas internos relacionados con la desigualdad e injusticia social entre los mexicanos. En este sentido, los actores gobierno y privado, que comúnmente actúan en mancuerna y/o acompañados de actores extranjeros, han sido los que históricamente han podido obtener los beneficios más jugosos: A rio revuelto

 Por su parte, el otro importante actor de la sociedad: el poblador, el habitante, la comunidad, generalmente debe vivir las consecuencias de lo que han decidido los otros, los representantes. Este fenómeno, conocido como “socialización de las pérdidas”, ha estado presente en nuestra realidad desde tiempos de la colonia, es una especie de vicio continuo inherente a las distintas épocas del país, sin importar el tipo de gobierno ni de organización socioeconómica por los que se atraviese.

 Así por ejemplo, si se toma como caso el acontecimiento político-social más importante en los últimos dos años en México: las numerosas reformas –llamadas estructurales–, y se intentan contraponer, analíticamente, a la noción anteriormente expuesta, se tendría una idea más amplia respecto a qué obedecen dichas decisiones o desde dónde se ejercen las presiones para su aprobación y ejecución. La historia recuerda a los que han sido los principales beneficiarios en este tipo de sucesos, ¿Por qué esta vez habría de ser diferente?

 En un mundo en el que no sólo el capital económico sino también, desde 1945, el militar y el nuclear son los que determinan el pase de entrada a las cenas de gala internacionales, la mayoría de países frágiles, como México, prefieren alinearse para no alterar el “orden mundial” y garantizarse así, al menos, estar lejos del punto de mira, de embargo o de descalificación por parte de las potencias. Y al interior, fiesta aparte, los más hábiles, aún entre lo perdido, saben reconocer y encontrar ganancias.

 Ante esta dualidad geográfica que agrava y empeora recíprocamente las condiciones de vida de la mayoría de mexicanos, queda muy en tela de juicio el significado en la práctica de conceptos como soberanía, democracia, libertad y justicia.

 César Barrios

Lunes 01-sep. 2014

 

 

Espacio plural

Palabra escrita: comenzamos…

La escritura existe desde hace más de cinco mil años, y aunque es difícil precisar cuál fue la primera civilización de la antigüedad en desarrollar esta habilidad —incluso pudo desarrollarse al mismo tiempo y de manera independiente en diferentes lugares—, lo cierto es que la escritura no pudo preceder al lenguaje oral, es decir, la escritura surgió como representación gráfica de aquello que se pronunciaba.

 El que escribe expresa. Manifiesta su deseo o necesidad de informar a través de la palabra escrita. Al escribir, en contextos imparciales, se ejerce libertad en la formulación de ideas y opiniones, pero atención, esto conlleva a una responsabilidad hacia con el lector incluso mayor, por ejemplo, que la elección y el tipo de abordaje de los temas. Finalmente, uno escribe para ser leído, como el lector tiene el derecho de leer lo que le apetezca.

 Así, se me presenta la oportunidad de escribir para este espacio de entorno universitario. La invitación viene directamente del Lic. Abiatar Montejano, hoy Coordinador de la Facultad de Derecho y Administración de la USJ, a quién conocí en nuestra faceta inicial como licenciantes en el CUCEA (UdeG) en el año 2004; después, cada uno ha seguido su camino… no obstante, la comunicación se ha mantenido.

 De tal manera, propongo al lector este espacio plural, abierto, libre, en el que nos encontremos semana a semana y en el que trataremos diversos temas relacionados con la ciencia, la cultura, la historia, la economía, la sociedad, entre otros, desde diferentes perspectivas. Valga pues esta columna como un intento de ello.

 César Barrios

Lunes 11-ago. 2014

 *El autor es Maestro en Desarrollo Regional por El Colegio de la Frontera Norte. Actualmente realiza sus estudios de Doctorado en Territorios, Sociedades y Desarrollo en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS) en Paris.
 
 

¡Bienvenido César!

La Universidad Sämann de Jalisco es una institución que materializa una visión social inspirada en los universales valores cristianos de amor al prójimo, la búsqueda de la verdad, la investigación científica y el desarrollo comunitario a través del estudio superior, proyecto impulsado y auspiciado por el Dr. H.C. Samuel Joaquín Flores.

En dicho marco institucional, esta casa de estudios ofrece una plataforma en la que la comunidad universitaria acceda al ejercicio crítico de las ideas y la difusión de opiniones de temas relevantes y de actualidad.

Corresponde a su servidor hacer la presentación dela columna: “Espacio Plural”, en la que nuestro buen amigo y compañero, el Mtro. César Barrios, participará semanalmente en un ejercicio que, estamos plenamente convencidos, enriquecerá el flujo de ideas y la altura del debate universitario. ¡Un gran abrazo César, y bienvenido!

Abiatar Montejano
Coord. Administración y Derecho

 

"1234", "name" => "tester", "token" => "TOKEN", "email" => "test@vlex.com"); // echo(remote_auth($my_data)."n"); ?>